Mantenimiento de una instalación de riego. Consejos de Rain Bird.

0000003

Nnuevo

 
Más información

PONGA DE NUEVO EN MARCHA SUS ASPERSORES

Consejos de Rain Bird que le ayudarán a preparar su césped, jardín y sistema de aspersores para combatir las abrasadoras temperaturas del verano.

De la misma manera que un coche que ha permanecido parado en la entrada de un garaje durante cuatro gélidos meses, los sistemas de aspersión también necesitan una puesta a punto antes de obligarlos a hacer horas extra para el mantenimiento del césped de su jardín a lo largo de todo el tórrido verano. De manera que, antes de estrenar las herramientas de jardín esta primavera, tómese algo de tiempo para asegurarse de que su sistema de riego está en perfecta forma. Unas pocas horas empleadas poniendo a punto el sistema de riego pueden significar un importante ahorro de agua y dinero, y LO QUE ES MÁS IMPORTANTE, pueden evitar una catástrofe a mitad de verano. Aquí tiene diez consejos para asegurarse de que su sistema está listo para otra estación más de riego inteligente...

1. Revise el programa…
Lleve a cabo una comprobación de sus programas de riego. Esto incluye limpiar las telarañas del programador, asegurarse de que la configuración es la apropiada para sus necesidades de riego y tener presente la lluvia estacional esperada.

2. Limpie los emisores...
Revise los emisores en busca de piedras, polvo, arena y otros residuos que puedan bloquear el caudal uniforme de agua desde los mismos. Una distribución no uniforme puede aportar agua en exceso en algunas zonas e insuficiente en otras, lo que da como resultado un jardín descolorido y poco saludable.

3. Una prueba con una lata.
Lleve a cabo una "prueba con una lata” para comprobar la uniformidad del riego. Coloque latas de metal o vasos cada 3-5 metros a lo largo de todo su jardín y comience a regarlo. Compare el nivel de agua en cada recipiente. Si aparecen importantes diferencias en el nivel del agua, ajuste el caudal y el patrón de riego de los aspersores de acuerdo con sus necesidades.

4. Fuera los viejos materiales, paso a los nuevos.
Sustituya las toberas agrietadas, astilladas o desgastadas. Las toberas y los aspersores están diseñados para soportar el desgaste normal del riego, pero no son capaces de enfrentarse a un cortacésped errante, al perro del vecino o incluso a niños curiosos. Un aspersor roto puede provocar el caos en céspedes, jardines y en la cuenta del agua, por lo que es importante comprobarlos y sustituirlos con regularidad.

5. La primavera llega antes al aire que al suelo…
No se deje engañar por las temperaturas primaverales. Una mayor temperatura del aire no siempre significa una mayor temperatura del suelo. Utilice una pequeña azada para asegurarse de que el suelo situado bajo el césped y bajo su jardín no presenta heladas hasta una profundidad de 30 cm. El riego con el suelo congelado puede provocar el reventón de una tubería.

6. Siga la regla de los 15 (centímetros)...
Riegue lo suficiente como para saturar la tierra hasta una profundidad de quince centímetros. Hunda un destornillador en el suelo para comprobar la profundidad a la que se está absorbiendo el agua. Si el destornillador encuentra resistencia provocada por tierra endurecida a menos de 15 centímetros de la superficie, ajuste los tiempos de riego para incrementar la saturación de la tierra.

7. Púrguelo…
Basta con girar la tapa de dos aspersores hasta extraerlos por completo de la carcasa enterrada y encender el sistema de aspersión durante dos o tres minutos. Esto permitirá purgar todos los residuos que puedan haberse acumulado a lo largo del invierno, así como aliviar la presión del aire existente en las tuberías subterráneas.

9. Cuide las válvulas…
Las válvulas regulan la distribución del agua a lo largo de todo el sistema. Una válvula que presente fugas provocará pérdidas e incrementará la factura del agua. Como consecuencia de una válvula así, pueden aparecer zonas excesivamente húmedas en el césped, lo que crea manchas de césped embarrado y/o seco.

10. Esté preparado…
Sustituya la batería de respaldo del programador cada 6 meses, y mantenga a mano una copia del programa de riego. Una sobretensión o una breve interrupción del suministro eléctrico durante la noche puede provocar el reinicio del programador y el borrado de todos los programas de riego preajustados, un defecto que puede pasar desapercibido hasta que el césped comienza a adoptar un tono marrón. Una batería de respaldo nueva proporcionará tensión suficiente como para mantener guardados los programas preajustados hasta que se recupere el suministro eléctrico.

Si tiene alguna duda o necesita asistencia, contacte con nosotros por correo electrónico o en el teléfono 955 692 249 / 687294020.



10 productos más en la misma categoría:

Menú